Coleteando como un barrilete. Queriendo volar…

 

Coleteando pero venimos. Con una de cal y una de arena estamos en las pistas.
Difícil en los tiempos que corren, pero no imposible cuando hay compromiso y pasión para con lo que uno hace.
Tristes porque en este último tiempo hemos sido testigos de cómo medios importantes han extremado medidas para poder seguir trabajando o cómo les han puesto fin a su historia para optimizar las utilidades del grupo al que pertenecen.
Ya hemos dicho desde este espacio que un medio de comunicación no puede administrarse igual que un banco o un supermercado.
Pero las decisiones tomadas sobre los medios de comunicación en el último tiempo, aparentemente sólo han considerado su viabilidad económica, obviando su relevancia social e importancia histórica, tal el caso de Télam, o Radio del Plata o Radio Rivadavia.
Cuando se pierde o se debilita el funcionamiento de un medio de comunicación, pierden, en primer lugar, los trabajadores de esos medios y sus familias.
Pero lo más importante, es que pierde el país al ver reducido el espacio para que las diferentes voces, distintas ideas y las variadas creaciones artísticas vean la luz.
La desaparición de un medio significa perder, espacio para la discusión pública, un canal de expresión social y un espacio que retrate y represente a sectores de nuestra sociedad.
Desde Línea sur buscamos generar un espacio de información, entretenimiento, de compañía y de archivo si se quiere de lo que acontece en nuestra comunidad.
No queremos descansar en la famosa frase “El mercado es cruel”. Vamos a sobrevivir al mercado. Creemos en esto y acá estamos, con valentía, innovación y persistencia.
¡¡Ojalá aguantemos!!

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.