No hace falta que lo digamos nosotros…

No hace falta que lo digamos nosotros. O si. Son días malos, muy malos para la gran mayoría del pueblo argentino. No hay laburo, no hay un mango, y lo peor de todo, es que nadie encuentra (más allá de la esperanza) algún indicio que nos diga que algo bueno está por venir.
Han pasado casi 40 meses desde que Cambiemos llegó al gobierno con promesas de un mejor vivir y de nuevas formas de hacer política, la mitad más uno de nuestro pueblo legítimamente eligió y quiso “Un Cambio”. “Yo laburé con todos los gobiernos”, “A mi nadie me regaló nada” escuchamos a vecinos, amigos, familiares… Hoy, quien tiene trabajo sigue laburando lo mismo o más que antes, y no se llega a fin de mes.
Y no es que todos se volvieron vagos de golpe, sino que el país, y quien gobierna, no genera las condiciones para que la plata rinda.
Vemos claramente un gobierno que despide, que cierra, que persigue, que maltrata, que aumenta, que reduce, que hace miles de negocios, que tapa y que miente…
Hay vecinos que no ven lo mismo, aunque se queden sin laburo, aunque bajen la persiana, aunque no lleguen a pagar, aunque sigan sin ser invitados a la fiesta prometida.
Todos somos dueños de verdades relativas y es el tiempo quien las pone siempre arriba de la mesa para evidenciar cuan acertados o equivocados estábamos.
Pero la historia también está ahí para quien la quiere ver. La misma que muestra que los dueños de todo son los dueños de siempre, los de ayer, los de hoy. Con las mismas recetas, con los mismos “muchos” perjudicados, con los mismos “poquitos” beneficiados… Se puede mentir a pocos, mucho tiempo; Se puede mentir a muchos, poco tiempo; Pero no se puede mentir a todos, todo el tiempo.
Por eso creemos que el desafío es organizar la esperanza. Una esperanza imperfecta, que no se salve de críticas, que no esté del todo moldeada, pero que camine hacia una sociedad más justa para la gran mayoría del pueblo argentino…

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.