¿Se siente el “Ajustazo” en La Madrid?

Como cantara Víctor Heredia: “Paso a detallar a continuación, el suscinto informe que usted demandó, duele a mi persona tener que expresar, que no está quedando casi nada en pié” Se empieza a sentir el ajustazo en General La Madrid…
Cuando el mundo se derrumbaba por el estallido de Lhemans Brothers, produciendo 40.000.000 de pérdidas de puestos de trabajo, cientos de miles perdieron sus viviendas con hipotecas insalvables, cuando las bolsas del mundo colapsaron y resquebrajaron todo el andamiaje de las burbujas financieras asentadas sobre la estafa de las consultoras como Standard & Poors, Moodys, esas eternas calificadoras a sueldo de las corporaciones financieras, entonces Argentina le mostraba al mundo que otro país y otro modelo era posible.
Argentina aún luego de superar el cimbronazo que durante cuatro meses mantuvo en vilo el país, con rutas cortadas, con desabastecimiento, con el inicio del odio perpetuo a la figura de la entonces presidente, aún pese a esa tragedia y las esquirlas de la debacle mundial sobrevolando nuestras cabezas, hubo un gobierno que apostó a un modelo de crecimiento en plena crisis.
En el 2009 la Presidente Cristina Fernández de Kirchner impulsó el FONDO FEDERAL SOLIDARIO Decreto 206/2009 que dispuso redistribuir los ingresos por los impuestos a las exportaciones de la soja y sus derivados entre provincia e intendencias entre otras medidas de notable impacto como la estatización de las AFJP y la recuperación para los jubilados de la ANSES.
Volviendo a la importancia del Fondo Federal Solidario, cuyo destino debían ser obras de infraestructura a fin de impulsar una revolución en la creación de empleo, el agregado de valor y el desarrollo de la cadena productiva de la construcción que generó millones de nuevos puestos de trabajo por su capacidad de impactar en todas las ramas de la industria; con ese fondo Municipios como el de La Madrid los utilizaron en la extensión de redes de gas, de agua, de obras para sus pequeñas localidades y entonces por primera vez en muchos años Argentina volvió a ser un país federal, porque hasta los parajes más remotos de la patria llegaron las obras y la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, pero como todo florecía en el país los ciudadanos creyeron que eso era porque por fin ELLOS estaban haciendo las cosas bien, por fin sus esfuerzos rendían frutos, y se naturalizó la creencia de que era producto de cada individuo y no de un país que crecía por medidas económicas dispuestas por su gobierno, mientras el mundo sufría los embates de la crisis que desposeyó a los particulares para salvar a los bancos y sus banqueros de sus tramposas inversiones.
Argentina apostó al trabajo y a la producción con el Fondo Federal Solidario, contra las medidas de salvataje de la banca y el capital financiero internacional; lamentablemente ahora recorremos el camino inverso, estamos salvando los trapos de las deudas contraídas por este gobierno que priva a provincias y municipios de esos fondos generadores de valor agregado, para sacrificarlos en el altar de la banca internacional.
El Gobierno nacional anunció un paquete de medidas de ajuste para intentar llegar a la meta de la reducción del déficit acordada con el FMI para 2019. Las medidas incluyen, además, la suspensión de la baja de retenciones a los derivados de la soja y la reducción de los reintegros a la exportación. La Provincia de Buenos Aires recibe 4.023.321.158,64 pesos del Fondo Sojero, que transfiere a los municipios por coeficiente de coparticipación.
A su vez, de ese total el Fondo Provincial Solidario reparte el 30% de esos ingresos a los municipios, que estén adheridos al nuevo pacto fiscal.
En medio de una fuerte turbulencia financiera, el Gobierno nacional anunció una serie de medidas que buscan ahorrar 53 mil millones de pesos, con el objetivo de llegar a la meta de reducción del déficit acordada con el Fondo Monetario Internacional para 2019.
Las medidas incluyen la eliminación del Fondo Sojero, la suspensión de la baja de retenciones a los derivados de la soja y la reducción de un 66 por ciento a los reintegros a la exportación industrial.
El Fondo Federal Solidario -creado en 2009- tiene como objetivo distribuir entre las provincias un 30% de lo que el Gobierno recauda en concepto de retenciones a la soja. El decreto obliga a destinar ese dinero a obras públicas. Pero en el interior los intendentes apenas pueden cumplir con las obligaciones presupuestarias más básicas.
Nuestro distrito dejará de percibir $ 5.671.840 millones de pesos.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.